Los exámenes nos ponen nerviosos, preocupan y generan bastante estres. Para poder controlar los nervios y hacer una buena prueba os dejamos los cinco mejores trucos para evitarlos.

  • No estudies el día previo al examen

    Si llevas tiempo preparando la asignatura, has asistido a las clases y has prestado atención superarás la prueba. No necesitas esas últimas horas que únicamente te servirán para confundir términos.

  • Se puntual

    El día del examen no necesitas incrementar tu nivel de estres. Así que se puntual a tu cita, prepárate con tiempo y llega a la hora adecuada y evitarás nervios innecesarios.

  • Ten cuidado al hablar con otros alumnos del examen

    Hablar con otros antes de entrar en el exámen puede menoscabar tu confianza si ves que el resto parece estar más preparado. Elige hablar sobre otros temas y de esta forma ni quitarás ni te quitarán confianza sobre tu conocimiento.

  • Piensa sobre dónde vas a ir después

    ¿Tus amigos y tú habéis programado ir a Salou tras el examen? Piensa en cómo te lo vas a pasar. De esa forma evitarás pensar en tus nervios o en los temas que no dominas suficiente.

  • Piensa en positivo

    Este es un truco que no sólo funciona en los exámenes: vale para toda la vida. Confía en tus posibilidades y en tu preparación. Si te has esforzado la recompensa siempre llega.